REGISTRO | LOGIN | MI CARRITO | NOVIAS | SALIR
Cubertería

La cubertería es el marco para cada puesto y puede variar su mesa de formal a casual o viceversa. Al escoger uno de nuestros modelos en silver-plate o acero inoxidable, con o sin plástico, su cubertería será el complemento que resaltará la vajilla y dará un toque especial a su mesa. Al hacer su elección tome en cuenta el tipo de cubertería y de vajilla que tienes y considere el peso y tamaño de cada pieza sosteniéndola en sus manos para asegurarse que se siente cómoda al usarla.

Los cuchillos y cubiertos de mesa tradicionales vienen en tamaño estándar americano". Otra opción moderna es el tamaño europeo", también conocido como "tamaño para cena", el cual tiene dimensiones más grandes, siendo esto más notorio en la cuchara de mesa y en la de postre.

Lo más aconsejable es seleccionar una cubertería para ocasiones formales en silver-plate y otra en acero inoxidable para el uso diario. Debes tomar en cuenta el número de piezas y el estilo de su vajilla a la hora de elegir la cubertería. La base de su cubertería son las cuatro piezas principales del puesto: tenedor de postre, tenedor de puesto, cuchillo de puesto y cuchara. De todos modos debes considerar incluir algunas otras piezas que tengamos disponibles en el modelo que seleccionó, como por ejemplo: cuchara para sopa, cuchara para café, cuchillo para mantequilla, tenedor y cuchillo de pescado y piezas de servir.

La cubertería se elabora con diferentes materiales que determinan su calidad, belleza y precio. A continuación describimos brevemente cada uno de ellos:

Silver-plate: hecha de una aleación de metales, normalmente de níquel, cobre y acero inoxidable o bronce, está cubierta con una capa de plata. Este material tiene una apariencia muy similar a la plata y es menos costoso, pero con el tiempo requiere que se le renueve la cubierta de plata. El "silver-plate" es una inversión que se retribuye cada vez que usas su cubertería, ya que cuanto más utilizas cada pieza, menos cuidado requerirá ésta.

Consejos prácticos

Utilice su cubertería todos los días, ya que el uso continuo es la mejor manera de mantenerla brillante y reluciente.

Al lavar tu cubertería de silver-plate hágalo con agua caliente enjabonada y luego enjuágala con agua caliente bien limpia. Séquela inmediatamente con un paño suave para evitar manchas de agua.

Nunca la laves en la lavadora automática junto con la cubertería de acero inoxidable, ya que el contacto de ambos metales puede dañarla. Retírela antes de que termine el ciclo de secado y séquela a mano.

Utilice un pulidor de buena calidad para dar un tratamiento de belleza. Púlala con movimientos horizontales largos, en vez de movimientos circulares. Después de pulida lávela con un jabón suave y agua caliente. Enjuáguela en agua caliente limpia y séquela a mano enseguida. Puede resaltarle el brillo frotándola con una franela suave.

Para prevenir ralladuras no guardes su cubertería en una gaveta. Hágalo en un sitio limpio y seco. Para la cubertería de plata de uso diario es suficiente si la guarda en una caja o gaveta forrada de algún lienzo o de lino. Para piezas que no son de uso diario, guardarlas en una caja o estuche a prueba de manchas es lo más recomendable.

Nunca envuelva su cubertería en plástico, papel aluminio o papel de periódico, ni la amarre con bandas elásticas, ya que pueden causar daños en el brillo.

La hoja de filo que tienen los cuchillos de la cubertería de "silver-plate" está hecha con un grado mayor de acero inoxidable, lo cual bajo ciertas circunstancias puede ocasionar oxidaciones. Para evitar esto déle el mejor de los cuidados a sus cuchillos lavándolos y secándolos lo más rápido posible después de su uso.

Acero inoxidable: versátil y funcional, es la mejor opción para la cubertería de uso diario ya que mantiene su brillo por muchos años. En Casa Cuesta te ofrecemos acero inoxidable 18/10, compuesto de un 18% de cromo y un 10% de níquel para su brillo.

Consejos prácticos

Si lava la cubertería a mano utilice un jabón o detergente suave y agua caliente. Enjuáguela también en agua caliente y séquela inmediatamente mientras todavía está caliente.

Si lava la cubertería en lavadora automática retírela de la máquina antes del último ciclo de enjuague y séquela a mano. El secado a mano crea un efecto de brillado que evita que aparezca el óxido.

Límpielas ocasionalmente con un buen ilustrador para remover manchas y restablecer el brillo original.

 

Una joya sobre tu mesa con balance, diseño y versatilidad. Déle un toque especial a su mesa con la cubertería que ofrece de:

CASA CUESTA

 

RECOMENDAMOS
 
           
Esta empresa pertenece al grupo 
Quiénes Somos | Contáctenos | Ayuda | Condiciones
© 2011 CCN | Derechos Reservados